La deshidratación es uno de los principales problemas que provoca el frío en el rostro.

Esta deshidratación se manifiesta en sensación de resequedad, tirantez, piel poco iluminada y opaca. También puede originar consecuencias de largo plazo, como arrugas por deshidratación, que generalmente son transversales en mejillas, contorno de ojos y frente.

¿Por qué el frío deshidrata la piel del rostro y otras partes como labios y manos?

El frío provoca que se contraigan los capilares sanguíneos, por lo que en invierno llega menor cantidad de oxígeno y nutrientes a la piel. Esto tiene como consecuencia que las células fibroblastos de la piel fabriquen menor cantidad de colágeno y ácido hialurónico, que retienen el agua en el rostro.

Además, la falta de oxígeno y nutrientes hace más lenta la renovación celular, por lo que quedan las células muertas depositadas en la epidermis, tapando poros y dificultando que la piel capte agua del medio ambiente para hidratarla desde afuera.

Tratamiento Shock Hidratante Facial:

Este tratamiento aporta a la piel precisamente los elementos que disminuyen en invierno: oxígeno y colágeno, e incluye oxigénesis, microdermoabrasión y productos activos como la vitamina C, según las características del rostro de cada paciente.

Primeramente se remueve la capa córnea de la piel con microdermoabrasión para lograr una hidratación en profundidad con la oxigénesis facial, la cual penetra oxígeno puro junto a vitamina C y otros principios activos a tu rostro, devolviendo la vitalidad, tersura y elasticidad desde la primera sesión.

Al devolver la hidratación, este tratamiento ilumina la piel, evita la sensación de sequedad y tirantez, y atenúa las arrugas por deshidratación.

El tratamiento permite ingresar oxígeno presurizado a la piel a través de los poros, lo que activa la regeneración de las células de la piel, estimula la caída de células muertas y evita que tapen los poros debido a su acumulación en el rostro. Esta estimulación de la renovación celular permite tener una piel permeable a captar el agua desde el medio ambiente.

En el tratamiento también se aplica en el rostro un velo de colágeno que activa el colágeno propio de la piel, que es el principal retenedor de agua en la dermis.

Adicionalmente se aplica en el rostro una máscara nutritiva con colágeno y elastina, para reafirmar la piel y reforzar la hidratación facial.