El Masaje se considera la terapia más antigua utilizada por el hombre para aliviar dolores y traumatismos, éste debe ser suave y con un tacto delicado pero firme.

Los pases deben ser a base de movimientos suaves con un ritmo armónico y sin ninguna brusquedad, siempre agradables. Acompañado por aceites naturales, aromaterapia y musicoterapia.

El conjunto de manipulaciones suaves aplicadas logran influir sobre la piel y los sistemas muscular, nervioso, sanguíneo, linfático y astioarticular produciendo los siguientes efectos:

– Relajación de la musculatura.
– Sedación del sistema nervioso.
– Activación de la circulación sanguínea.
– Desintoxicación del sistema linfático.
– Mejora la movilidad articular-ósea.
– Energizante y reconstituyente.
– Antiestrés y relajante etc.
– Relajar tanto física como psíquicamente.