Sabemos la importancia de la imagen y la salud antes y después de la llegada de un bebe. Por lo que hemos desarrollado protocolos específicos para lograr mantener el cuerpo a través de este proceso.

A partir del tercer mes de embarazo se comienza a generar una acumulación de agua en el cuerpo, que provoca aumentos de volumen (principalmente hinchazón en piernas y abdomen). Esta retención de líquidos es la responsable de la pérdida de elasticidad que sufre la piel durante esta etapa y contribuye a la aparición de estrías. Es por esto que en este periodo ofrecemos un tratamiento que contempla, drenaje linfático manual para combatir la retención de líquidos y evitar las complicaciones futuras.

Durante el embarazo el cuerpo acumula también, depósitos grasos que generen la energía suficiente para la producción de leche después del nacimiento del bebe. Durante los primeros tres meses de vida es recomendable que los recién nacidos reciban sólo leche materna, por lo que durante esta etapa se recomienda no realizar tratamientos invasivos que puedan cambiar la consistencia de la leche. Se ofrecen drenajes linfáticos manuales y ultrasonido, para la eliminación de los líquidos acumulados durante el embarazo. Posterior a esto, el tratamiento comprende la utilización de distintas tecnologías como la dermoescultura o endermology, lipomax, masajes reductivos, etc. que en conjunto potenciarán la vuelta a la normalidad del organismo posterior al embarazo, ayudando a modelar la figura y recuperar el estado deseado.